La educación deshumanizada

Por Carlos Fong

El decreto 21 del 31 de enero de 2014, que crea los bachilleratos para la educación de jóvenes y adultos, ha empezado a preocupar a algunos en el sector. El dirigente educador, Juan Ramón Herrera, en una nota publicada el viernes 7 de febrero de 2014 por el diario La Estrella de Panamá, titulada: Meduca le dice adiós al bachillerato en Letras, ha dicho: "con los cambios desaparecen asignaturas como Educación Física, Francés, Historia y Hogar…”. Si lo que declara el docente es cierto, aunque el Decreto no habla por ninguna parte de eliminar si no de “modificar el currículo” de bachillerato, sería una gran ofensiva a las humanidades, contradiciendo, incluso, el "bachillerato en humanidades" que suponemos sustituye al de Letras.

El Decreto en su Artículo 3 señala que “Los programas de estudios serán adecuados de acuerdo a las necesidades de jóvenes y adultos, mediante módulos autoinstrucionales y guías de estudio como estrategia de enseñanza del docente y estrategia de orientación y aprendizaje para el estudiante”. Se entiende que el Decreto se refiere a la educación androgógica, sin embargo, cuando hablamos de adecuar “de acuerdo a la necesidad”,  hay que estar atentos del trato de las humanidades dentro del modelo curricular y hasta dónde llega esta adecuación, pedagógicamente hablando. Creemos que es una buena oportunidad para reflexionar sobre el papel de las humanidades en la formación de todos.


No cabe la menor duda de que hoy día hay que especializarse y actualizarse de manera que los nuevos profesionales puedan desempeñarse de manera optima en carreras técnicas relacionadas con las nuevas tecnologías que exigen profesionalismo. Sin embargo, hasta las carreras técnicas necesitan cierta dosis de formación humanística que debe estar presente en todos los bachilleres.

Desde el inicio de la formación de los alumnos las humanidades empiezan a hacer su trabajo. Sin embargo, hay muchas personas, entre ellos padres de familia, incluso docentes, que piensan que algunas materias como la historia, la agricultura, la educación para el hogar, la educación física o la música, entre otras, son hoy día un estorbo. Afirman: “Mi hijo no va a ser un campesino, ni un profesor de música”, por ejemplo. Es un grave error.  Veamos algunos ejemplos.

En primaria la materia de agricultura, que ahora se llama Agropecuaria, es importante porque ayuda a construir la relación del hombre con la naturaleza que se ha ido perdiendo; no se dicta con el propósito de que seamos campesinos, sino para sensibilizarnos con los los atributos y maravillas que nos regala la tierra. La educación física brinda la posibilidad de que los jóvenes se preocupen por su salud; pero además permite discutir sentidos sobre las diversas dimensiones y condiciones dramáticas del cuerpo al desplazarse en la escolarización. La música no se enseña para crear profesores de música o artistas (lo que no descarta que podamos descubrir un talento), es importante para tener un criterio estético del arte. La noción de belleza ayuda a apreciar mejor lo que tenemos y es importante.


La Educación para el Hogar, ahora Familia y Desarrollo Comunitario, ayuda a repensar el papel de los roles en la familia; hombre y mujer son importantes en la familia. No es sólo para que los niños aprendan a cocer, cocinar o poner un pañal; va más allá. Ayuda a fortalecer los valores en la familia y su ausencia afectaría las relaciones entre géneros.  La Historia y la Lengua: tienen que ver con los  elementos de la cultura. La cultura eleva nuestra autoestima. Panamá es un país con graves problemas de pertenencia y de identidad; la memoria y el estudio de las lenguas fortalecen la identidad.

Un estudiante de bachiller en refrigeración, electricidad, construcción, informática o agropecuaria, por ejemplo, no necesitará comprender un poema o saber qué pasó el 9 de enero de 1964 para reparar un artefacto o pegar bloques, pero sin duda será más sensible con una percepción del mundo menos superficial y con más posibilidades de pensar a la hora de tomar decisiones; un ciudadano difícil de manipular y capaz de reflexionar a la hora de defenderse de los abusos y las injusticias. Por lo menos la literatura, debería estar presente en todos los bachilleres, porque la lectura nos aleja de las distracciones triviales y nos acerca al pensamiento crítico y fortalece la ética de un profesional en cualquier especialidad.


Pese a los nuevos desafíos que la posmodernidad y la globalización han traído consigo, la educación no debe sólo ocuparse de entrenar personas técnicamente.  Las letras, el arte, la historia, la cultura son importantes para los seres humanos. La realidad se configura de una manera que estamos educando para crear una nueva especie industrial con una biología y una ecología humana para la producción y el consumo. Hay que tener cuidado, de lo contrario, de las aulas no saldrán personas pensantes, sino criaturas automatizadas y deshumanizadas. 

Comentarios

Yanuly Sanson ha dicho que…
La única necesidad que entienden nuestros gobiernos es económica, la propia. La alimentación solo se entiende en el aspecto físico no espiritual, se necesita comer para producir, la máquina no puede perder el tiempo soñando.
Gustavo Sellhorn ha dicho que…
Al adecuar, modificar en el terreno ÁULICO ,HAY QUE TENER PRESENTE DOS COSAS:
PRIMERAMENTE Quiénes y cuantos participaron si fue producto del consenso entre Gremios y el rector de la educación . ( y QUE AMBAS PARTES TENGAN VOZ Y VOTO )
En segundo plano, Si al transformar ( MEDIANTE EL Decreto )se MANTUVO LA ESENCIA de tal manera que en la RENOVACIÓN de la tan mencionada REFORMA NO SE HAYA TRASTOCADO LO INICIAL, pues adecuando ,modificando BIFURCA en INSENSIBILIZACIÓN
Unknown ha dicho que…
Estoy totalmente de acuerdo.
Alberto Velásquez ha dicho que…
El mencionado decreto no hay duda que constituye un rudo golpe a la educación de miles de jóvenes cuyos talentos seran truncados, pero el principal problema es la forma como se imponen nuevos aspectos de la educación nacional sin consultar a los sectores que realmente si conocen de educación. Los aduladores que rodean a la Ministra sólo saben bajar la cerviz a cada antojo de la Ministra en su planificado enfoque de producir autómatas sin conciencia ciudadana y sin conocimiento de la historia uniersal, y mucho menos de su pais.
Doris Sánchez de Polanco ha dicho que…
Me parece muy bien explicada su postura, con la que ademá concuerdo plenamente. El panameño requiere elevar su cultura general. Es muy triste ver que nuestros muchachos ni siquiera son capaces de experesar una opinión la mayor parte de las veces que se les pregunta sobre un tema cualquiera y eso se debe a que no están documentados o no tienen confianza en sí mismos para emitir juicios propios. Se limitan a repetir lo que les han dicho o simplemente callan... Preguntémonos qué clase de futuros dirigentes de la nación estamos formando.

Entradas populares de este blog

El tema de la invasión en la literatura panameña

Acercamientos a la poesía panameña.

Los simbolos Patrios de la República de Panamá