jueves, 30 de agosto de 2007

LOS VIAJES DE ACHU








Cuando miramos la obra de Oswaldo DeLéon Kantule (Achu) podemos estar seguros de garantizar un viaje imaginario a la cosmogonía y el universo de la tradición de la nación Dule. Elementos como el nuchu, el jaguar, el mar, la noche y los animales de la fauna panameña son poetizados visualmente por la paleta de un pintor que conoce sus raíces y que tiene una sensibilidad que sabe transmitir en su obra. Por qué lo relacionamos con la poesía. Veamos.
Dentro de la tradición de la cultura Dule se piensa que para poder ir al otro y volver del otro será imposible si lo hacemos de manera intelectual: es un problema del corazón no de la razón. Comprender es algo distinto, dice el indígena Abadio Green. “Se podrá ir a muchos mundos, pero si no se tiene el corazón preparado, no veremos nada”.
Esta concepción del mundo y de la vida se aplica y es primordial a la hora de tener un encuentro con la poesía y la tradición, y en la obra de Oswaldo eso es lo que descubrimos: poesía. Dice Octavio Paz: “aquello que nos muestra el poema no lo vemos con nuestros ojos de carne sino con los ojos del espíritu”. Esa la disposición permanente del poeta, también la tiene el pintor. Una disposición hacia el otro: si no comprendo al otro no puedo escribir de él.
Es por esta razón, ese deseo de comunicarse con el otro, que el artista hace su declaración estética y filosófica: “El mito, el arte, la religión, los rituales y las ceremonias, por utilizar un lenguaje simbólico y metafórico son incomprendidos por muchas personas; sin embargo pueden ayudar a explicar la realidad de la sociedad de hoy, inmersa en la crisis moral, la intolerancia, la violencia, el racismo, la destrucción del medio ambiente y la globalización del miedo. Trato de expresar y comprender el tiempo que me ha tocado vivir y comprender mis contradicciones humanas y las de otros por medio de mis pinturas”.
Otros elementos que descubrimos en las imágenes emocionantes del pintor son las hamacas, las danzas, cayucos, sombreros y vestuarios; es decir, elementos de la tradición kuna tanto tangibles como intangibles que el artista convoca en un rito casi mítico casi sagrado. Los colores enérgicos le dan a sus texturas el espíritu y dimensión mental que logra hacernos viajar por mundos ancestrales.
Al mismo tiempo, la concepción de la vida y la muerte, la esperanza, la cultura, los ritos, la violencia, la identidad, la tradición oral kuna son representados y poetizados en símbolos metafóricos a través de una visión ancestral casi ceremonial, pero contemporánea; por lo que el artista se ve obligado a dejar un registro íntimo de su contacto con las cosas cotidianas que lo extrañan y lo asombran, que lo enfurecen y lo estremecen.
Finalmente, desde Mirada de Nuchu los invitamos a visitar la exposición titulada El mágico viaje de Achu de Oswaldo DeLeón Kantule, el jueves 13 septiembre de 2007, a las 7:00 p.m. en la Librería Exedrabooks.



Oswaldo DeLeón Kantule"Achu"

Acerca del Artista
Oswaldo DeLeón Kantule (conocido también como "Achu") nace en Ustupu, Kuna Yala, Panamá, en 1964. Comienza a pintar de manera autodidacta en los años 80. Luego decide estudiar en la Universidad y logrando graduarse con honores (Sigma Landa) y obteniendo el titulo de licenciatura en Artes Plásticas y Visuales de la Universidad de Panamá. Ha tenido más de 12 exposiciones individuales y ha participado en varias exposiciones colectivas en Cuba, Canadá, El Salvador, Guatemala, México, Estados Unidos y otros países. Sus pinturas están en colecciones privadas en Panamá, Cuba, España, Francia, Canadá, Alemania, Gran Bretaña, Bélgica, Portugal y Argentina, entre otros.
En 1996 Oswaldo obtuvo el Primer Premio del Concurso Nacional de Pintura del Instituto Nacional de Cultura de Panamá y fue seleccionado para participar en la Sexta Bienal de Panamá en junio de 2002. En 2004 recibió una beca de investigación para artistas visitantes del Instituto Smithsonian, en Washington.
In 2007, una de sus pinturas fue seleccionada y exhibida en la Universidad de Guelp, Macdonald Stewart Art Centre, en una gran exposición llamada: Shakespeare hecho en Canada, La exposición más grande en la historia de la galería, explorando adaptaciones canadienses contemporáneas en el teatro, en los medios populares y en las artes visuales.
En 2007 Oswaldo estará curando algunas exposiciones además de participar como artista.


Citas sobre el Artista y su Obra
"Hubo un artista de Panamá aquí (Oswaldo De León) durant un año y su ética de trabajo contagió a algunos otros artistas... El pintaba todos los días y tenía una verdadera visión de lo que estaba logrando en su obra."
John WhiteDirector, The Arts Project
citado enLondon This Week, el miércoles 19 de noviembre, 2003

"Oswaldo De León sale a luz cuando ya Luis Méndez, Olonigdi Chiari, Ologuagdi y Julián Velásquez tenían un trabajo cimentado. Al igual que ellos, sus pinturas están íntimamente relacionadas con los temas de la cultura Dule. Sin embargo, poco a poco, ha ido creando su propia gramática pictórica y con ella ha sabido desarrollar un estilo muy particular tal como podemos apreciar en Nuchu conversando con la señora del tiempo, Achu uka gi, Guardianes de Napguana, An demar sapi, An demar galu, Nuchu sourgukualedgi, Achu barbad ukagi, sólo por citar algunos de sus títulos.

Nuchu conversando con la señora del tiempo es uno de los cuadros más parecidos a los dibujos clásicos de los saila Dule. El enorme cuaderno de contabilidad le sirve al comerciante para llevar sus cuentas; el saila lo utiliza para crear obras de arte, para dibujar. Nuchu conversando con la señora del tiempo es la idea del viaje de la muerte hacia la patria final. Nuchu, una especie de tótem, en este cuadro representa a un difunto ya enterrado. En vez de colocar el cadáver dentro de un ataúd, tradicionalmente se le envuelve en una hamaca para sepultarlo. El alma viaja al paraíso eterno en un cayuco que hace su travesía por los senderos de los ríos para finalmente llegar a la gran fortaleza celestial: el Galu. Gracias a este trabajo nos percatamos que los artes visuales de los Dules son actividades de género: las mujeres bordan las morra, y los dibujos los realizan los hombres, particularmente los saila".
Aristeides Turpana
Poeta y Escritor Kuna
Boston, 2003

"Oswaldo De León Kantule es un artista que rompe drásticamente con la pintura Kuna tradicional de inspiración primitiva, creando obras de una gran fuerza y emoción, con trazos seguros que nacen de la evocación de ritos religiosos, enraizados en su cultura, pero liberados de todo constreñimiento formal.
Algunas de sus figuras parecen moverse a través del espacio, impulsadas por creencias mágicas, y sin las ataduras de la gravedad ni de la lógica".

Graciela Quelquejeu de Eleta
Crítica de Arte Panameña
Ciudad de Panamá, 1996


"A través de formas signos texturas nos adentramos en la obra de Oswaldo De León Kantule " Achu". Obras que en el paso de los ultimos años nos ha conducido de una manera diferente y muy personal a la tradición kuna.
Visión poética en unos casos y chamánica en otros donde cocodrilos, nuchus, hamacas, soles, lunas, y mujeres se mezclan con texturas signos y color que nos invitan al deleite de una cultura ancestral, y nos abre las puertas a un mundo mágico de secretos rituales arraigados en su experiencia de vida y en el compromiso de este por contar y mantener la tradición de su pueblo.
Desde lejos, Oswaldo nos ofrece la visión de un miembro de una comunidad comprometido con su raza y que aun así de lejos la recuerda la añora y de ella se nutre.
En esta exposición, Casa Cultural Huellas y Oswaldo se unen para ofrecer al publico nacional su camino, en el que cada obra es un ejemplo de su avance en estos últimos años y del amor que siente por su raza".


Analisa WilliamsCasa Cultural Huellas

Tomado de: www.deleonkantule.net







La Noche de Sichagi












Nizgamba nanamai viajando bajo las estrellas

viernes, 17 de agosto de 2007

AQUÍ SOBRE ESTA TIERRA

















HOY ES NECESARIO HABLAR DE ESPERANZA:PRESENCIA DE RAMÓN OVIERO

Por: Carlos Fong

En 1971, cinco jóvenes escritores desde el exilio publicaban una modesta edición titulada Poesía Joven de Panamá. Era la escritura de la diáspora panameña que desde México construía un proyecto de identidad nacional. Estos escritores eran: Dimas Lidio Pitty (1941), Diana Morán (1929-1987), Agustín del Rosario (1945), Bertalicia Peralta (1939) y Ramón Oviero (1938). A este último dedicamos esta entrega de Mirada de Nuchu con motivo de la actividad Voces y pensamientos que realizará el Instituto Nacional de Cultura, el miércoles 29 de agosto, en el Teatro Anita Villalaz a las 7:00 p.m., en donde se hablará de la vida y obra de este creador panameño.
Compartimos lo que ha escrito Damaris Serrano: Ramón Oviero forma parte de un corpus literario que constituye “la construcción de la propuesta cultural panameña (La literatura panameña: historia, nación y sociedad, 2006) que permite tener un registro de las coordenadas para “vislumbrar el entramado cultural inextricable de una época (…)”. Estamos de acuerdo en que la poesía de Ramón Oviero se enmarca dentro del “proyecto nacional” de un periodo en el que lo estético-ideológico son parte de una estrategia textual que poetiza no sólo elementos de la vida íntima y cotidiana, sino de las circunstancias históricas existenciales de la realidad latinoamericana para edificar un concepto de una “identidad como frente de resistencia…una cultura de renovación y resistencia” (Serrano, 2006).
Ramón Oviero es el seudónimo de José Iván Romero Jaén. Forma parte de una frondosa familia cuya historia no deja de ser fascinante (ver: Una historia familiar: al encuentro de los Jaén-Lombard, José Iván Romero Jaén (Ramón Oviero), Editorial Portobelo, 2005). El apellido Jaén tiene raíces seculares en la historia de la República. La historia de la familia Jaén-Lombard se desarrolla en la paradisíaca isla de Taboga a mediados del siglo XIX, pero sus raíces telúricas vienen de Coclé, donde nació Isidiro Jaén Morales producto de la unión de don Salvador Jaén con Soledad Morales. Isidro Jaén emigra a Taboga donde se casa con Viviana Torres y tienen seis hijos; uno de ellos, “Salvador Jaén Torres, el menor de los hermanos, nacido en 1875, se casa con Rosa López Olivares, quien un 24 de marzo de 1877 había nacido en algún pueblo de Portugal…” (Oviero, 2005).
Oviero escribe que el verdadero apellido de Rosa era Lombard y que llegó a Panamá huérfana a los 12 años. Del matrimonio de Rosa con Salvador nacerían 15 hijos: uno de ellos era Julieta de Las Mercedes; nació el 20 de julio de 1911. Años más tarde, el 29 de octubre de 1938, Julieta traerá al mundo a uno de los poetas más notables de la poesía de postvanguardia: ese poeta se llama Ramón Oviero.
La evolución de la obra de Ramón Oviero es interesante. El poeta ha incursionado en las distintas temáticas de la poesía postvanguardista. Desde la poesía patriótica pasando por la social, hasta la amorosa; no ha dejado de lado el poema cerebral, existencial y lúdico. Versos que son una radiografía dolida de la patria que exploran la geografía humana; versos cargados de amor, desenfado, desarraigo y que no dejan de ser parte de una propuesta cultural que aporta valores a la identidad nacional.
En su libro Inventariando, que reúne gran parte de su producción poética a partir de la década del 60, podemos ver esa evolución. La soledad, el exilio, la cotidianidad, la rebelión, la mujer/patria, la muerte, la infancia son solo algunos de los temas tratados con una estrategia textual que demuestra una concepción concreta del hecho estético que nos brinda un discurso a veces coloquial y otras veces intimista que descubre un universo real y traza una visión de la problemática existencial de la criatura humana.
Sus aportes a los temas culturales son una muestra de sus preocupaciones en torno a la conservación del patrimonio y el desarrollo cultural; además su infinito amor por la plástica panameña. Pensamos que la vida y obra de Ramón Oviero todavía merece más lectura y estudio sobre todo en nuestras escuelas y universidad. Es el mejor homenaje que se le puede dar a un poeta que ha dedicado sus versos a un país que ha sido ocupado, invadido, explotado y corrompido; justamente por eso hoy es necesario hablar de esperanza.

José lván Romero
(Ramón Oviero)

Nació en la ciudad de Panamá, el 29 de octubre de 1938.

Con estudios en Filosofía e Historia en la Universidad de Panamá. Fue director de la Editorial Mariano Arosemena del Instituto Nacional de Cultura.

Ha ejercido el periodismo cultural tanto en Panamá como en México; en ese país se activó culturalmente durante una década (1969-1979). A su regreso a Panamá ejerció el periodismo en el diario La Prensa desde su fundación en 1980 hasta 1984. Ha sido consultor de la UNESCO sobre patrimonio cultural de Panamá. Fue editor de la revista Artevisual (1985-87). Premio de poesía en el Concurso Literario Ricardo Miró (1961 y 1977) y becario de la Comunidad Latinoamericana de Escritores (México, 1977).

Libros: Los golpes y las horas (1963); Tres cantos para la paz (1965); Tú en una isla como una brasa ardiendo (1973); Aquí sobre esta tierra (1973); Contrapartida (1975); Las cartas sobre la mesa (1978); Ese tu candado ahogándose de Llaves (1983); Inventariando (1985); Décimas de viajes y otros del caminar (2002). Panamá: su patrimonio cultura (En colaboración con Héctor Rodríguez, 1993); Para sentir la pintura (1994); Hablemos de pintura (Entrevistas a pintores, 2000).



AQUÍ SOBRE ESTA TIERRA

AQUÍ sobre esta tierra y puño a puño
blandid espadas pero no claveles;
firme la voz y mientras tanto fieles
el pulso, el corazón junto al terruño.
¡Ya no! Ya no diré: celajes, cuño
de aurora, luces de tu frente, mieles
de tu boca. Y aquellas pero infieles
rosas, putas serán no de este puño.

Me voltearé. Te voltearás y luego,
cercano al codo de tu brazo izquierdo,
verás -¿verás?- pasar gallos de fuego.

Mas como dije (y digo) y vuelvo y juro,
en altavoz dirás lo que me muero
por ser de cal, palabras que procuro.

Ramón Oviero
De Hoy poesía. Panamá, 1965.




HOY TE ACECHO CON SUDORESy quejidos
con palabras inconexas
tratando de hallar
tu centro exacto
con esta mi mano
entre tus firmes piernas
haciéndole cosquillas
al mismo
cielo


BAJO TU PIEL CABALGOloco iconoclasta de mí
y desato muslos y conocidos senos
colinas de mi infancia
y volvemos siempre en espiral
a aquel mismo camino
en tanto
voy mordisqueando
tu pezón izquierdo
cuando te da por reclamar
entre cortos aullidos
la consumación
del juicio
final.


De Contrapartida, México 1974
Ramón Oviero





CUERPO EN EXILIOson las cinco de la tarde esta lluvia para mí
desconocida todavía /
tiene un sabor de no sé cuáles distancias

la música de best montgomery que escucho
por la radio
me recuerda uno que otro atardecer más allá
o más acá de tus fronteras

De Cuerpo en el exilio. México, 1972
Ramón Oviero


EL PROBLEMA COMIENZACuando
quieres olvidarte
de tu sombra;
cuando
te tratas de escurrir,
pero la sombra insiste,
cuando buscas
refugio
en la esquina
derecha de tu calle
y de tu alma,
pero el ventrículo
izquierdo te delata.

De Las cartas sobre la mesa. México, 1977.
Ramón Oviero




LA LUZ Y LA PAZ SON PARA TODOS

Digo que siempre
debemos ir buscando
y desnudando
las palabras sencillas
para llegar a todos.
Para contar
así, muy claramente,
todas las cosas
que se nos van quedando
en medio de las horas.
(…)

PRESENCIA DE LA SANGRE ADOLORIDA

Decidme rosa amarga del sollozo:
eclipse sideral de dura piedra:
mortaja inextinguible del dolor:
corazón repartido en mil pedazos:
cadealzo adolorido de tu sombra:
resonancia de hueso torturado:
campanario de frágil amargura:
raíces del dolor de los humanos
decidme: están las calles como siempre?
Son los hombres los mismos que gritaban
repartiendo la fecha del sonido?
Son los mismos? Los mismos que luchaban
con hojas y jazmines en los dedos?
(…)

De Los golpes y las horas. Panamá, 1959-1961
Ramón Oviero



En
un
hilo
la
me
mo
ria
es
peor
que
una
a
pren
diz
de
ara
ña
lle
va
da
por
el viento.


Textos con pretextos. México, 1978.
Ramón Oviero

XXXV Semana de la filosofía

MARTES 14 — DEL ASOMBRO AL SABER Inauguración// 6:00-6:45 p.m. El superhéroe encadenado. Paradigmas deconstructivos de nuevos arquetipos...