Entradas

Mostrando entradas de junio, 2016

La Universidad de Panamá o la alegoría de la caverna

Imagen
“Antes todo se hacía con los puños: ahora, la fuerza está en el saber, más que en los puñetazos; aunque es bueno aprender a defenderse, porque siempre hay gente bestial en el mundo, y porque la fuerza da salud, y porque se ha de estar pronto a pelear, para cuando un pueblo ladrón quiera venir a robarnos nuestro pueblo. Para eso es bueno ser fuerte de cuerpo; pero para lo demás de la vida, la fuerza está en saber mucho, como dice Meñique.” José Martí. 1975, XVIII, 349 - 350:”La última página”, La Edad de Oro (Vol. I, No 1, julio, 1889).
Hace 32 años el filósofo argentino, Mario Bunge, detectó 7 pecados capitales en las universidades españolas y latinoamericanas. Decía que la crisis universitaria no era coyuntural sino estructural. Esa aserción fue hecha hace más de 30 años y, hoy día, la Universidad de Panamá padece aún de algunos de estos males. Nuestra Universidad es anacrónica y la única forma de curarla de este mal está en su restructuración. Esta reorganización debe ser administrati…

Trabajo infantil y valores familiares.

Imagen
Por:Fong Carlos
Mi padre, Jaime Enrique Fong Medina, fue un explotador y abusador. Mi padre abusó de mis derechos. Mi padre fue un tirano. Desde luego que estoy haciendo uso de una figura literaria al hablar de mi padre.
Antes de cumplir los 18 años trabajé, con el permiso de mi padre, en una ebanistería. Era de un vecino amigo, don Camilo Barahona (qepd). Trabajé lijando muebles un par de horas en la mañana y me daba 4 dólares y almuerzo. Luego me iba para la escuela.
Siendo un adolescente trabajé en una llantería propiedad de los hermanos Fong, o sea, de mi padre y de mis tíos. En realidad el único que sabía que yo trabajaba allí de vez en cuando era mi padre. En aquella época no existían los aparatos que hay ahora para reparar los neumáticos. Para sacar el tubo de la llanta tenía que usar dos palancas de hierro. Era duro y peligroso. Pero la recompensa de trabajar en la llantería era que cogíamos unos tubos gigantescos y nos íbamos para el río.
Trabajé repartiendo tanques de gas par…