viernes, 17 de enero de 2014

La función de la investigación y los estudios culturales en el desarrollo de Panamá.


Por: Carlos Fong

En el contexto de las próximas elecciones del 2014, urge que los candidatos a presidencia, tanto los de CD, FAD, PRD y Arnulfistas, como los independientes, asuman un compromiso con el desarrollo cultural como un tema relevante en la agenda política. La función de la cultura y la ciencia de la investigación, juegan un papel en el desarrollo económico y eso también es una responsabilidad del Estado. En esta ocasión, apelamos a la creación de un Instituto de Investigaciones y Estudios Culturales. Hay otros centros culturales con componente científico de los cuales nos ocuparemos en otras entregas, como lo son: un Observatorio de Investigaciones y Estudios de la Lectura,  un Observatorio de las Identidades Juveniles, un Instituto Nacional de Estudios de la Primera Infancia y un Laboratorio Nacional para el Desarrollo del Pensamiento Creativo. Todos son una necesidad en nuestro país.
En 1991 el Instituto Latinoamericano de Estudios Avanzados (ILDEA) realizó un simposio titulado: “Visión de la nacionalidad panameña” con el objetivo de cuestionarse, de una manera reflexiva, sobre nuestra identidad. Recuerdo este evento con una fuerza especial, pese a la importancia de otros foros de sociología, filosofía y antropología que ha organizado la Facultad de Humanidades de la Universidad de Panamá, como el Seminario-Taller Internacional sobre Las nuevas concepciones de cultura nacional y la construcción de identidades subregionales en América Latina, realizado en 1998 y convocado por el IADAP. El de ILDEA fue más coyuntural con lo nacional y lo recordamos por una pregunta que se planteó, entonces: ¿Cómo somos?  
     
En la reunión de ILDEA se concluyó que Panamá alcanzaría su carácter de Nación al lograr su plena soberanía al revertir el Canal a manos panameñas. Llegó 1999 y el Canal y la Zona pasaron a la administración total panameña demostrando que sí podíamos. No obstante, en la actualidad,  pensamos que el país sigue sin responder aquella vieja pregunta: ¿Cómo somos?   De hecho, ahora hay nuevas interrogantes más complejas que van más allá de un cómo somos: ¿En el marco de la edificación del proyecto de Nación (a partir del 1999) cómo se expresa esa nacionalidad?, ¿cuál es la nueva noción de palabras como Soberanía?, ¿En el contexto sociocultural de la posmodernidad, dónde se ubica la Identidad Cultural?, ¿bajo qué paradigmas podemos revalorar lo identitario y asimilarlo?, ¿cuál es el sentido de la historia dentro la dinámica social y dentro de la institucionalidad?, ¿cómo se expresan las nuevas  identidades desde la cultura y su expresión cotidiana? Hay más.

     En este sentido son pocas las instituciones o centros de investigación que se dedican al estudio de los procesos y la evolución de la realidad sociocultural panameña. En nuestro país tenemos el Instituto de Estudios Nacionales (IDEN) que es un centro interinstitucional de la Universidad de Panamá; la Secretaria Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (SENACYT); el Centro de Estudios Latinoamericanos (CELA) y el Centro de Estudios y Acción Social Panameño (CEASPA); y hace unos años se creó el Centro de Investigaciones Pedro Rivera en SERTV (que no sabemos si opera). Todos se dedican a la investigación en sus distintos campos: social, educativo, ciencia y tecnología. SENACYT, por ejemplo, publicó importantes estudios sobre indicadores de percepción cultural de la sociedad panameña.


     Sin embargo, aún no se cuenta con un Instituto de Investigaciones y Estudios  Culturales dedicado a la investigación cultural científica que sirva para tener una percepción y conocimiento de la realidad sociocultural panameña en todas las esferas del conocimiento; investigaciones y estudios que nos permitan tomar decisiones concretas y destinar los esfuerzos y recursos necesarios en áreas específicas para conseguir cambios positivos en el desarrollo cultural.
      La responsabilidad de mejorar la calidad de vida del panameño no es un compromiso que involucra únicamente a los sectores que tienen que ver con los problemas económicos-políticos-sociales. El problema de la cultura y la identidad nacional es una forma efectiva para que el país haga frente a problemas como la violencia, por dar ejemplo. El desarrollo cultural permite tener un punto de referencia en la búsqueda del conocimiento empírico: ¿qué hay que saber para defender lo que tenemos y es importante?; ¿qué hay que conocer para tomar decisiones correctas?; ¿cómo persuadirnos de las amenazas que hieren el tejido social? En otras palabras, necesitamos tener una percepción clara de lo que se sabe, lo que se piensa y de lo que realmente importa y se puede hacer.

Debemos hacer énfasis en la necesidad de darle importancia a la investigación para apelar a una voluntad científica que ayude a edificar un proyecto colectivo de revalorización de la conciencia y la nacionalidad panameña. Los procesos culturales y sus problemas no deben ser abordados sin conocer un diagnóstico del inventario de los recursos culturales que tenemos. Por eso la investigación y la información son vitales para el desarrollo de todos los demás sectores. Las autoridades de los sucesivos gobiernos no han invertido en la investigación en este sentido y eso tiene que cambiar en el marco de un modelo de desarrollo nacional.

La ausencia de una política que promueva la cultura de la información es evidente. Ni siquiera en el Instituto Nacional de Cultura existe un espacio con la infraestructura informativa que facilite información científica de la evolución sociocultural nacional. Países vecinos como Costa Rica cuentan con Centros de Estudios de la Identidad, dotados de tecnología, recursos y personal idóneo para un trabajo puntual. Queremos aportar al tema y dejamos un breve perfil de esta institución para que el próximo presidente de la Nación asuma la responsabilidad.

Concepto:
El Instituto de Investigaciones y Estudios Culturales será un espacio para impulsar la  investigación y generar información referencial que sirva como aporte a la construcción de la identidad y la nacionalidad panameña. Un espacio con una base de datos que favorezca el acceso a la información que contenga registros de las distintas manifestaciones culturales y sociales.

Misión:
      El Instituto de Investigaciones y Estudios Culturales no será un mero Centro de compilación histórica. Su misión consistirá en elaborar encuadres de estudios tanto de las ciudades como de las localidades y atención a la evolución del desarrollo cultural desde todas sus manifestaciones culturales, de forma que permita tener una imagen de la fenomenología cultural de la sociedad para poder hacer recomendaciones a las instituciones (no solo culturales) para que adopten medidas en las futuras acciones culturales (o no) para el bien de la comunidad. En esencia se trata de un espacio para la investigación, estudio y el diagnóstico de las problemáticas socioculturales que afectan a la población. Por su razón de ser, deberá contar con recurso humano idóneo y especializado en temas culturales y científicos.

Objetivos:
  1. Crear un espacio para la búsqueda y la construcción de nuestra identidad nacional a través de los aportes científicos y creativos que han constituido una referencia en la conciencia de la nacionalidad.
  2. Construir un aparato de información que contribuya a la hora de tomar decisiones para el mejoramiento de la calidad de vida de los panameños.
  3. Rescatar y valorar la creación cultural y su diversidad expresada en lo cotidiano y la experiencia acumulada en los distintos actores.
  4. Edificar un acervo informativo a través de la investigación interdisciplinaria.
  5. Elaborar una política que favorezca la cultura de la investigación y una tecnología comunicacional.
  6. Crear documentación empírica para un proyecto de diagnóstico general[1] y elemental del desarrollo cultural de Panamá. Cuyo contenido comprenda:
    Graffitti de la artista panameña Annie Pereda.
  Sociedad y Cultura. Análisis de la evolución de la identidad cultural en el contexto de la organización social: Investigación histórica y sociológica de acuerdo a la periodicidad del proceso histórico nacional. Rasgos de las culturas primarias y sobrevivencia actual, evolución del proceso de mestizaje y situación sociocultural integral contemporánea. Interpretaciones y análisis sociológicos de la cultura. Caracterología sociocultural general de la comunidad, en torno al núcleo principal de la región. Nociones culturales según factores étnicos e históricos, de la identidad cultural. La cultura contemporánea.
       Fenomenología del desarrollo cultural: El patrimonio cultural tangible: arqueológico, arquitectónico, artístico y social. La creación cultural: descripción y análisis general de la cultura erudita o elaborada, diversidad de las manifestaciones culturales, procesos y tendencias. Las artes: Literatura y lengua; artes escénicas; artes visuales; arte alternativo y emergente. Contenido, formas y medios de la comunicación sociocultural: radio, televisión, cine, ciberespacio. Industrias culturales. La cultura del libro. Formas de participación colectiva: la Cultura física, el turismo, la fiesta. Las ciencias.  La cultura popular. La situación del desarrollo cultural. Nuevos emprendimientos culturales.
    El desarrollo cultura: La participación cultural. Identificación de las necesidades culturales de las diversas clases sociales, sectores y grupos; oferta y demanda cultural. Las fases de la acción cultural. Conceptualización política y operativa de los términos de la cultura. Las instituciones culturales su situación y perspectivas. Diagnósticos de los Equipamientos Culturales: bibliotecas, archivos y centros de documentación, teatros y auditorios, museos, salas de exposiciones y galerías de arte; salas de ensayo, platós y centros de producción audiovisual y centros culturales polivalentes.
     Bibliografía: Elaborar un banco de datos basado en la bibliografía de todos los sectores culturales. Deberá contar con una Biblioteca Especializada de Estudios de la Identidad y la Cultura.

Temas ejes:
     Entre las temáticas que podría abarcar un Instituto de Investigaciones y Estudios  Culturales podemos citar:

Políticas Culturales y Gestión Cultural.
Culturas étnicas.
Religiones Oficiales/Populares.
Cultura Oficial/Popular.
Patrimonio tangible e intangible.
Folclor oficial y popular.
Tradición oral y artesanías.
Estudios literarios.
Movimientos populares.
Identidades juveniles.
Cultura cotidiana / urbana.
Agentes culturales.
Promoción cultural.
Nuevos emprendimientos culturales.
Industrias culturales y globalización.
Creatividad y Sociedad.
Gestión cultural.
Administración cultural.
Organismos de base.
Desarrollo cultural.
Antropología sociocultural e histórica.
Interculturalidad, diversidad cultural, pluralismo cultural.
Identidades en el marco de los conceptos de: Nación, Estado-nación, nacionalidad y nacionalismo.

Otros...

La comprensión de nuestra realidad nacional a través de la información empírica es importante para entender lo que es la identidad cultural. La identidad cultural es importante para comprender la realidad social. Sin referentes somos un país sin norte. La comunidad general (sobre todo los estudiantes) contará con  espacio con una visión de lo que tenemos, somos y podemos descubrir, ya que dispondrá de un acervo importante: la información. Por lo tanto, la propuesta beneficiará a los estudiantes, investigadores, docentes y al público en general.

El Instituto de Investigaciones y Estudios Culturales no deberá ser nunca  un nicho político para el nombramiento de personas no idóneas. Deberá trabajar allí un equipo interdisciplinario de investigadores en los distintos sectores como la sociología, la antropología, la filosofía, la pedagogía, la cultura, la literatura, entre otras. El modelo político que vemos hoy es, o muy ingenuo o malintencionado: no se puede aspirar a que haya menos violencia, pobreza, discriminación; a que haya más educación, salud y derechos sociales dignos, si no hay los medios culturales, sociales y políticos que permitan crear esas condiciones.




[1] Algunos de estos lineamientos están basados en un trabajo de diagnóstico general elemental para el desarrollo cultural hecho por Dario Moreira del Convenio Andrés Bello.

No hay comentarios:

XXXV Semana de la filosofía

MARTES 14 — DEL ASOMBRO AL SABER Inauguración// 6:00-6:45 p.m. El superhéroe encadenado. Paradigmas deconstructivos de nuevos arquetipos...