Voces panameñas para Galeano

​Eduardo Galeano ya no está entre nosotros. Hace muchos años mi recordado amigo Herasto Reyes, que ya también subió el sendero celestial, me recomendó que leyera Las venas abiertas de América Latina para empezar a entender muchas cosas. Creo que Galeano fue eso entre tantas cosas: una forma de entender y repensar a nuestra América. La obra del escritor uruguayo nos ayudó a darle sentido a la vida. Por ejemplo, en Memoria del fuego, los mitos y leyendas, las ceremonias y los rituales, las memorias y las cosmogonías, la historia y el pensamiento, le dan sentido a la realidad. Somos las historias que contamos, por eso Galeano decía que estamos hechos de historias. Hoy se despide como un pequeño gran cuento y nos deja un final abierto, como las venas de este continente que sigue sangrando. El final de ese cuento depende de los que vamos quedando.

Para La mirada del Nuchu el 13 de abril quedará en el recuerdo como el día en nos dejó un hombre bueno que lo que más amó fue pensar y escribir con inteligencia. Porque el pensamiento es una forma de vivir y saber que existimos, eso nos enseñó Galeano, también.  Mirada de nuchu le dice un hasta luego a Eduardo Galeano a través de las voces de algunos intelectuales y pensadores panameños que nos dieron sus impresiones de este viaje sin retorno del escritor uruguayo. 

Buen viaje, maestro.

CF



De niño, leer libros de historia de Panamá o Roma ​tuvo en mí su efecto positivo, algunas de esas lecturas dirigieron mis pasos hacia el oficio de escribir cuentos; pero tal relación se fue enfriando conforme avanzaba en mi educación media y superior. Probablemente hubiese desaparecido totalmente, de no ser porque me topé con un autor maravilloso que le abrió, frente a mis ojos, las venas a Latinoamérica. Pienso que ese mismo efecto pudo haber tenido Eduardo Galeano sobre mucha juventud habitante de este subcontinente de la esperanza. Su obra tiene el efecto de acercarnos a los eventos dolorosos de nuestra historia sin morbo y hasta con cierta ternura pícara. Eduardo ya no está entre nosotros, sin embargo aún retumbará su voz y su obra en nuestras almas, por muy, muy largo tiempo”.
David Robinson, escritor.



"Fue tan sorpresiva la noticia de la muerte de Eduardo Galeano que apenas me repongo lo que va a significar la vida de todos nosotros sin sus ensayos, sus disertaciones, aún sus mea culpas.  Era un hombre excepcional, a quien no pudimos ver en la Feria del Libro de Panamá cuando Uruguay fue país invitado porque el entonces embajador de ese país aquí se opuso (supongo que por diferencias ideológicas) a que viniera.  ¿Cómo alguien puede regatearle a Eduardo Galeano, el que nos abrió las venas de la conciencia en América Latina, el tamaño de su talento, de su sapiencia, de su acierto?  Nos ha dejado muy pronto, con mucho por hacer por este continente y por este mundo que necesita rescatar los valores que él tanto destacaba en sus escritos.  Pero su legado será inmortal, porque hombres como él solamente viven para que no mueran nunca".
Mariela Sagel, exministra y articulista.


"Cuando leí Las venas abiertas de América Latina, a finales de la década de 1970, por recomendación de uno de mis profesores universitarios, la sensación que me quedó de su lectura fue de rabia.  ¿Cómo era posible que todo eso pasara sin que lo supiéramos con certeza? ¿Por qué no se dictaban cátedras sobre tales realidades? Eran los años de la lucha por la descolonización en Panamá y Galeano me hizo ver el contexto. Que no éramos, ni de lejos, los únicos. Desde entonces surgió en mí la convicción de que teníamos que conocer la Historia de nuestra América, hurgar entre sus grietas para comprender el presente y construir el futuro. Cosas del destino: en cada una de las intervenciones importantes de la reciente Cumbre de las Américas, agradecí a Galeano poder entender mejor el orden de los factores en juego. No sabía que a esa hora estaba muriendo. ¿Y qué? La muerte no empaña legados como el de este uruguayo universal; ya la vida los hizo inmortales".
Ariel Barría Alvarado, cuentista y novelista.



"Fue una cita de arcángeles, en La Habana, 1981; allí estaban en el vestíbulo del hotel Riviera: Rogelio Sinán, José de Jesús Martínez, Mario Benedetti y Eduardo Galeano.  Ese fotograma esta vivo en mi memoria; demasiado talento concentrado aquel mediodía soleado.  Galeano les hablaba desde esas hondas y sabias visiones que animaron su alma y su corazón.  Escritor portentoso, de granito, sabio y dueño de la palabra que supo anclar en el corazón humano.  Cuando Latinoamérica y el Caribe sean una sola comunidad de naciones, tendremos en Eduardo Galeano la encarnación misma del ciudadano del futuro que habitará estas tierras, por su honestidad y su integridad.  Un inmortal, que hizo de la memoria la llama del fuego que nos alumbra.  El uruguayo quede tanto amar a su patria y a su pueblo, nos lega una obra literaria de magnitudes conmovedoras y proféticas".
Manuel Orestes Nieto, poeta.



"Eduardo Galeano, siempre contestatario, fue la voz de la América criolla. Las venas abiertas de América Latina es un clásico contra la injusticia social y política".
Ricardo Ríos Torres, escritor e historiador.




"Desde la época de la revista Marcha, Eduardo Galeano fue parte de la conciencia latinoamericana. Con sus obras y con sus actos contribuyó a que nosotros (nuestros pueblos) tuviéramos claro cuál es el camino de la superación y el desarrollo, en los planos político, social y cultural. Su desaparición física es dolorosa, pero no menguará su figura ni su aporte al esclarecimiento de lo que somos y de lo que debemos ser. Paz a su tumba y luz a su memoria, desde Las venas abiertas de América Latina".

Dimas Lidio Pitty, poeta.13 de abril de 2015  


"La voz de Galeano expresó poéticamente la historia de dolor e indignación que subyace en la formación de las naciones América Latina. Su discurso por la descolonización vivirá siempre en nuestros corazones".
Ana Elena Porras, antropóloga.


"Murió Eduardo Galeano. ¿Qué puedo decir que no sea lo mismo que se dice cuando la vida le quita vida a la vida para que haya más vida? Duele, pero es así. Es el ciclo irremediable. La naturaleza es implacable. Se siente más cuando se lleva a los buenos. Ya lo dijo Tristán Solarte: “frente a la muerte sólo morirse cabe”. No hay nada que hacer, sino dolerse de los dientes para dentro, como debe ser. Y seguir. No voy a decir que sigue vivo porque no es cierto. Su obra sí. Su obra permanecerá y alumbrará las conciencias de nuestra América por mucho tiempo. Y ojalá que sea luz eterna para la oscuridad que nos acecha. Pero mucho mejor sería que su ejemplo como hombre y como obrero de la palabra (como creo que insinuó en repetidas veces) sirva a todos los que lo asumen como Maestro. Incluyéndome".
Pedro Rivera, poeta y ensayista.




“Admiré siempre su sincera, auténtica posición de izquierda y sus textos cortos, que eran donde se desbordaba su sentimiento poético”.
Ernesto Endara, escritor.



“Desde América Latina Eduardo Galeano creó un nuevo alfabeto para el mundo, con una voz viva como su palabra abierta, como sus venas y su corazón. Un abecedario cuyas primeras letras comienzan con su nombre.
¡Celebramos tu vida Maestro Galeano!”
Rey Barría, periodista y escritor.



"Fue de madrugada cuando terminé de leer aquel libro maravilloso que, como un tesoro logré obtener por unos cuantos bolívares en aquel santuario de libros que agolpaba cientos y cientos más, en unas pirámides que sobre una cubierta plástica, se ofrecían muy baratos todas las noches, cuando la policía ya no perseguía a los vendedores ambulantes. Esa esquina del paraiso quedaba ubicada bajo el puente de la Avenida Fuerzas Armadas, y a pesar del tráfago circundante, se respiraba paz, una especie de calma extraña donde las historias, las buenas historias, estaban enterradas entre páginas fatuas de novelitas Corin Tellado o revistas faranduleras. Me llegó la mañana y aun pensaba y vivía los detalles de la vida de una hombre que con fría sabiduría, construía y reconstruía la América. Retorné varias veces a bucear otros ejemplares y regalarlos generosamente a los amigos más despiertos, quienes al igual que yo, seguramente encontraron en Días y noches de amor y de guerra, un sendero. Galeano, el cronista, el intenso indagador ha partido a buscar otras leyendas americanas. Buen viaje".

Gonzalo Menéndez, escritor.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El tema de la invasión en la literatura panameña

Acercamientos a la poesía panameña.

Los simbolos Patrios de la República de Panamá